MAITEN  MAYTENUS BOARIAL

 

El Maitén es un árbol nativo de Sudamérica extratropical.

Es un árbol siempreverde, elegante que llega a medir 20 metros de altura. Tiene ramas delgadas, copa ancha, tronco recto.

Sus hojas son pequeñas, simples, alternas, elípticas, de borde aserrado fino, color verde claro, de entre 2,5 y 5 cm de longitud, provistas de un peciolo corto. Las flores son pequeñas; las masculinas son de color amarillo amarronado y las femeninas verdes con líneas púrpuras, en un mismo árbol pueden haber flores femeninas, masculinas o hermafrodita. Florecen de mediados de noviembre a enero.

 

El fruto es una cápsula amarilla bivalva, que contiene una o dos semillas, y se encuentra cubierta por una membrana de color rojo. Su semillas tienen gran poder de diseminación. Crece en terrenos fértiles, requiere abundante humedad y es de crecimiento lento. Suele ser usada como leña, para producir carbón vegetal, y como alimento para ganado de donde viene su nombre (bogaría que significa «relativo al ganado» en latín), porque los animales buscan sus hojas para comer.

 

Las flores combinadas con las abejas europeas introducidas producen una deliciosa miel. Pese a sus requisitos de humedad, el maitén es casi siempre el primero de los árboles que se encuentra en el límite oriental de los bosques andinopatagónicos, allí donde se produce el ecotono con las estepas de la Meseta patagónica. Al hallarse siempre en ambientes humedos, se cree que son indicadores de napas o corrientes de agua cuando están asociados con el radal.